CW CPA logo 350x100

+852 2956 3798

cw@cwhkcpa.com

Perspectivas económicas de China 2024

Mientras que los espectadores de todo el mundo habían depositado grandes esperanzas en que China lograra un rápido y brusco repunte de la actividad económica, la rueda de la fortuna giró más lentamente de lo esperado tras su reapertura post-Covid. Un cóctel de retos acuciantes, entre los que se encuentran la atonía del consumo y el desplome del mercado inmobiliario, siguen enturbiando las perspectivas de recuperación de China. A pesar de un recorrido algo accidentado el año pasado, la segunda economía mundial consiguió alcanzar su objetivo de crecimiento del 5%, expandiéndose un 5,2% interanual hasta los 91,3 billones de yuanes.

2023 en revisión

Aunque el crecimiento fue irregular en 2023, el año anterior no fue en absoluto portador de malas noticias. El gobierno chino puso en marcha una serie de medidas de estímulo destinadas a reavivar la demanda y aumentar la confianza de los consumidores. Estas políticas aplicadas en los tres primeros trimestres de 2023 condujeron a una recuperación sostenida, aunque tímida, de la economía. En particular, se produjo una marcada aceleración del crecimiento durante el segundo trimestre de 2023. China registró la tasa de crecimiento más rápida desde el mismo periodo de 2021, con un aumento de su PIB del 6,3% interanual sólo en el segundo trimestre de 2023. Además, el PIB del tercer trimestre creció un 1,3% intermensual, 0,8 puntos porcentuales más que en el trimestre anterior. 2023 se cerró con una tasa de crecimiento interanual del 5,2% en el último trimestre. Gracias a unos resultados más sólidos de lo esperado, el FMI revisó al alza el crecimiento del PIB previsto para China en 2024, del 4,2% al 4,6%.

Sin embargo, es evidente que los cimientos de la recuperación económica de China siguen siendo poco sólidos. Mientras echamos un vistazo a las profundidades de 2024, fortificar los cimientos implicará abordar de frente los retos cambiantes para garantizar un crecimiento resistente. Entre estos retos se encuentran las crecientes presiones deflacionistas, una demanda interna mediocre y un sector inmobiliario asediado. Es probable que estos factores predominantes sigan ensombreciendo la recuperación de la economía china en 2024.

El camino a seguir no está escrito en piedra

Algunos expertos han argumentado, sin embargo, que la singularidad de la economía china desafía una caracterización singular de sus dilemas actuales. La naturaleza multidimensional de su economía no sólo queda patente por su gran tamaño, sino también por sus enormes disparidades regionales y sectoriales. Para desmenuzar la economía china de 18 billones de dólares a modo de comparación: es mayor que el PIB combinado de todos los países de la Unión Europea y seis veces el tamaño de las diez economías de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático («ASEAN») juntas. Según las últimas cifras publicadas por el Fondo Monetario Internacional («FMI»), China representa aproximadamente el 18,5% de la economía mundial y contribuye a cerca del 35% de la expansión económica mundial.

Por lo tanto, sería prematuro declarar perentoriamente que los desafíos han llegado para quedarse. Más bien, reflejan cambios estructurales más amplios que comenzaron tras la conclusión del explosivo aumento del crédito y la inversión de 2008 a 2016. En esencia, es poco probable que los elementos que apuntalaron el rápido crecimiento de China se repitan en un futuro previsible. La dinamo económica mundial se encuentra actualmente en medio de una profunda transformación. Está recalibrando su rumbo hacia un crecimiento sostenido de alta calidad impulsado por el consumo. Los viejos motores de crecimiento que impulsaron a China al estrellato mundial deben dar paso a alternativas más centradas en el consumo y la tecnología.

Cambio hacia un modelo de crecimiento basado en el consumo

En septiembre de 2023, el FMI instó a China a adoptar un modelo de crecimiento basado en el consumo y a distanciarse de las inversiones tradicionales en activos fijos. Esto último, según la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, es insostenible e «improductivo» en el clima actual. Está claro, tanto para China como para el resto del mundo, que el crecimiento inducido por la inversión, impulsado por la vivienda y las infraestructuras, ha llegado a su fin. El gran cambio de marcha exigirá aumentar la parte del PIB atribuida al consumo. Esto exige una aceptación radical de una caída del crecimiento del PIB. Debe adoptarse como un subproducto necesario para lograr una trayectoria de crecimiento más sostenible y equilibrada a largo plazo.

El consumo contribuyó al 4,3% del crecimiento del año pasado, mientras que la inversión supuso el 1,5%. Ha habido algunos puntos brillantes en el frente del gasto de los consumidores, ya que el sector de los servicios de China está empezando a mostrar signos incipientes de recuperación. En diciembre de 2023, la actividad del sector experimentó su expansión más rápida en cinco meses. El índice Caixin de gestores de compras de servicios para diciembre de 2023 -un indicador compuesto que mide la salud de la industria de servicios- mostró una notable mejora al situarse en 52,9, frente al 51,5 del mes anterior. La cifra cruzó la marca crítica de 50 puntos que distingue la expansión de la contracción. Además, el resultado superó el 51,6 previsto, según las previsiones de los economistas encuestados por Bloomberg.

Para escribir el siguiente capítulo de su narrativa sobre el consumo, China debe reavivar su apagado sentimiento de consumo. Además, debe aprender a navegar por los drásticos cambios en el paladar de los compradores nacionales, así como en el panorama demográfico. Según una investigación realizada el año pasado, se espera que China vea cómo otros 80 millones de personas se incorporan a las filas de su población de clase media y acomodada. Este segmento, que abarca casi el 40% de la población total de China, está llamado a convertirse en un baluarte duradero del mercado de consumo chino.

Gran impulso a la inversión extranjera

En la cumbre del Foro Económico Mundial celebrada en Davos el pasado mes de enero, se dijo enfáticamente a los delegados que la economía china estaba abierta a los negocios, con abundantes oportunidades para la inversión extranjera. Sobre el terreno, sin embargo, la confianza de los inversores parece más apagada. En 2023, la inversión extranjera directa («IED») en China sufrió un descenso por primera vez en más de una década. La IED que entró en el país ascendió a 1,13 billones de RMB el año pasado, lo que supone un descenso interanual del 8% y la primera contracción desde 2012. Además de los factores cíclicos, la reconfiguración de las cadenas de valor mundiales lejos de China es un factor estructural clave que contribuye a la ralentización de las entradas de IED.

Según un informe de Economist Intelligence, se espera que las entradas de capital se recuperen a finales de 2024, pero se centrarán principalmente en inversiones de cartera a corto plazo. Por otro lado, es poco probable que las empresas extranjeras se muevan de su postura cautelosa, aplazando cualquier inversión cuantiosa. Aunque se prevé un repunte de los flujos de IED hacia China en 2024 -gracias a la reducción de las presiones de desinversión-, el nivel global será modesto en comparación con las alturas observadas antes de la pandemia.

En un intento de revitalizar el panorama de la inversión extranjera, el Consejo de Estado chino publicó un plan de 24 puntos en agosto de 2023. Las directrices encarnan el compromiso de China de mantener su apertura de alta calidad. Se compromete a aprovechar plenamente su enorme base de consumidores y a maximizar la utilización eficaz de la inversión extranjera. Además, se compromete a fomentar un entorno empresarial orientado al mercado, jurídicamente sólido e internacionalmente integrado. Abarcando seis aspectos, los 24 puntos cubren una amplia gama de medidas. Entre ellas, promover la participación de los inversores extranjeros en las empresas de investigación a gran escala y garantizar la igualdad de condiciones para las empresas nacionales y extranjeras. Además, se hace hincapié en la mejora de los mecanismos de salvaguardia para las empresas extranjeras y en el aumento de las ayudas fiscales.

Retos inmobiliarios

El sector inmobiliario ha sido el talón de Aquiles de la recuperación económica de China. Durante mucho tiempo, los compradores de viviendas chinos se aferraron a la creencia de que el sector inmobiliario era una inversión a prueba de fallos. Esta firme opinión llevó al sector inmobiliario a convertirse en la piedra angular de la economía china, que representa alrededor de una cuarta parte de su producción económica. El motor inmobiliario empezó a chisporrotear y a estancarse después de que en 2020 se introdujera una serie de normas con el objetivo de frenar el endeudamiento desenfrenado de los promotores inmobiliarios. Con un acceso limitado a las fuentes de financiación de la deuda, los promotores encontraron dificultades para reembolsar los préstamos y completar la construcción de las propiedades que habían sido vendidas por adelantado a los compradores de viviendas.

Desde 2022, el sector inmobiliario chino ha ejercido una presión a la baja sobre el crecimiento económico del país y ha contribuido a su reciente desaceleración económica. Se prevé que la inversión en activos fijos del sector experimente un tercer año consecutivo de contracción en 2024. El mercado de la vivienda sigue siendo un medidor crucial de la confianza, ya que sirve de indicador clave tanto para la economía como para los mercados financieros. Por lo tanto, el gobierno está ansioso por contener el malestar inmobiliario y frenar cualquier efecto indirecto o de contagio.

La tarea que nos ocupa no es, sin embargo, un paseo por el parque. Sigue existiendo una brecha enorme entre las ventas acumuladas de propiedades y las cifras acumuladas de finalización que no muestra signos de reducirse. Esta tendencia está provocando un mayor debilitamiento de las ventas, lo que a su vez aumenta la presión sobre los promotores. En un esfuerzo por devolver la salud al sector inmobiliario, el Gobierno ha puesto en marcha una serie de programas de estímulo. A principios de este año, los reguladores financieros declararon que los bancos podrían conceder préstamos inmobiliarios comerciales a los promotores, permitiéndoles liquidar otros préstamos y bonos pendientes. El banco central también redujo el coeficiente de exigencia para estimular los préstamos e inyectar liquidez en la economía.

Repunte gradual de las exportaciones

Tras una época tumultuosa el año pasado, la recuperación de las exportaciones chinas muestra incipientes indicios de aceleración. En diciembre de 2023, las exportaciones chinas experimentaron un crecimiento más rápido, subiendo un 2,3% y superando el aumento del 0,5% registrado en noviembre. Los principales contribuyentes a la mejora de las cifras de exportación son la electrónica y los semiconductores, y la recuperación se ve espoleada por un repunte cíclico de la demanda de los consumidores en los mercados extranjeros. Además, la industria china de vehículos eléctricos, que ha tomado al mundo por asalto, ha experimentado un crecimiento exponencial. Es uno de los sectores en rápida expansión que se perfilan como motores clave del crecimiento de las exportaciones.

Se prevé que las exportaciones se estabilicen a lo largo de este año, alcanzando una tasa de crecimiento que oscilará entre 0 y 5 puntos porcentuales. Una tendencia cíclica de crecimiento saludable de las exportaciones podría estar a la vista. No obstante, es probable que algunos vientos en contra persistentes dificulten las perspectivas de exportación de China, como la recesión económica mundial y las barreras comerciales.

Si bien es cierto que las cadenas de suministro están siendo reimaginadas y remodeladas, puede decirse que el papel de China en las cadenas de suministro de alta tecnología está demasiado arraigado como para que puedan ser revisadas de la noche a la mañana. De ello se deduce, por tanto, que es probable que el ascenso de China como potencia manufacturera mundial siga siendo incontestable. La ascensión del país en las cadenas de valor mundiales mediante el movimiento ascendente hacia una producción de mayor valor añadido tendrá sin duda efectos dominó en el resto de los actores. De hecho, los recientes flujos de inversión en los países de la ASEAN ilustran una tendencia cada vez mayor de los fabricantes chinos a alargar sus cadenas de suministro. Esto se refleja en la cifra récord de bienes intermedios comercializados entre China y Vietnam en los 11 primeros meses de 2023, que ascendió a 1,01 billones de yuanes. Esto supuso el 69,8% de su volumen comercial total.

Mirando hacia el futuro: La innovación como nuevo motor del crecimiento

Sin dejarse intimidar por los diferentes retos que tiene por delante, China está forjando una nueva senda de crecimiento impulsada por la innovación, mientras sigue desprendiéndose de la dependencia del sector inmobiliario. Su imperativo de innovación es más pronunciado que nunca. Las iniciativas previstas para su lanzamiento en 2024 tienen una orientación marcadamente científica y tecnológica. La aspiración de China a destacar en tecnologías de vanguardia, como la robótica avanzada, la inteligencia artificial, la tecnología de vehículos conectados y la tecnología de la información de nueva generación, supone un cambio decisivo hacia el cultivo de nuevas capacidades productivas. Está tenazmente decidida a zarpar hacia una nueva realidad económica y a transformarse en un líder mundial de la innovación tecnológica hasta la médula.

De cara al futuro, se espera que China dé rienda suelta a su ventaja en innovación y asuma el liderazgo en el desarrollo de tecnologías avanzadas. Según el Índice Global de Innovación 2023, China se situó a la cabeza, albergando el mayor número de destacadas agrupaciones científicas y tecnológicas. Con 24 clusters entre los 100 primeros, China superó a Estados Unidos con 21 clusters. En el pasado, China jugó a un frenético juego de ponerse al día en innovación, en el que intentaba reducir la distancia con las economías avanzadas asimilando y remodelando las tecnologías avanzadas desarrolladas en el extranjero. Pero este libro de jugadas es de tiempos pasados; las tornas están cambiando ahora. Aunque no hay lugar para la autocomplacencia, China está mudando rápidamente su piel de productor entre bastidores y emergiendo como creador de alta tecnología.

Observaciones finales

Aunque se espera que China tenga un modesto repunte cíclico en 2024, finalmente deberá resignarse a una tasa de crecimiento más lenta, entre el 3% y el 4%. Es evidente que la economía china se encuentra en una coyuntura crítica y de ningún modo fuera de peligro. El maltrecho sector inmobiliario, antaño uno de los baluartes de la economía china, está mostrando, sin embargo, algunas señales tímidamente prometedoras de que se está recuperando muy lentamente. A medida que China continúe pivotando hacia un modelo de crecimiento basado en el consumo en los próximos años, es probable que la innovación siga siendo un tema recurrente en su narrativa económica. El cambio de fabricante a innovador anunciará un giro en la fortuna de China definido por la destreza tecnológica.

Semejante a un majestuoso dragón con su aliento de fuego, China ha sido despertada de un ligero letargo. Está dispuesta a asumir el formidable reto de infundir nueva vida a su propia economía, encendiendo un resurgimiento que alimente el crecimiento económico mundial.